Capital de la Innovación

Silicon Valley está alarmado por Trump y Jalisco ve una oportunidad en ello

05 de Abril de 2017

Artículo publicado en el portal Bloomberg: Silicon Valley's Spooked by Trump and Mexico Sees an Opportunity

 

Hay en México un gobernador amante de la tecnología que ve oportunidades en las complicaciones que el gobierno Trump podría crearles a las empresas interesadas en contratar ingenieros y codificadores extranjeros: va a encontrarles un lugar.

Aristóteles Sandoval, Gobernador de Jalisco, le ha hecho esta oferta a Silicon Valley, promocionando lo que considera el segundo mejor centro tecnológico del mundo ante empresas como Facebook Inc. y Tesla Inc. Si no pueden importar el talento que necesitan, les dice Sandoval, hay una manera de evitar el problema en Guadalajara.

Después de todo, la mayoría de las grandes empresas tienen centros de investigación, fábricas u oficinas satelitales en la ciudad. ¿Por qué no instalar a sus trabajadores no estadounidenses a cuatro horas de avión de San Francisco? "Nosotros los aceptaremos", dijo Sandoval.

"Somos tolerantes e inclusivos y pensamos que el talento no tiene fronteras. Las mentes brillantes siempre tendrán un lugar aquí".

Eso podría, y debería, ser interpretado como una indirecta al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha provocado la reacción de la industria con sus órdenes de prohibir la inmigración de algunos países de mayoría musulmana y congelar la tramitación acelerada de las visas H-1B para los trabajadores especialmente calificados.

"Teníamos que levantar la mano", dijo Sandoval.

El gobernador recorrió Silicon Valley en febrero y dijo haber hablado con más de 40 ejecutivos de compañías como Microsoft Corp. que estaban "muy interesadas". Las compañías se negaron a comentar.

"Decididamente hay interés", dijo Bismarck Lepe, fundador y máximo ejecutivo de Wizeline Inc., proveedor de software y aplicaciones empresariales. Aunque la compañía tiene su sede en San Francisco, sus principales instalaciones se encuentran en un campus de Guadalajara que tiene toda la vibra de Silicon Valley, con mesas de ping-pong y futbolito y motonetas para los empleados, que reciben comidas gratis.

Lepe, ex gerente de producto de Google, cuyos padres nacidos en México se trasladaron a Estados Unidos como trabajadores rurales migrantes, dijo haber abierto la oficina de Guadalajara en 2013 porque Estados Unidos se había vuelto "demasiado caro". Las 182 personas que trabajan allí -donde los salarios son tres veces más bajos- provienen de más de 10 países, incluidos Egipto y Francia.

Sandoval no ha revelado detalles sobre su plan, y no está claro cómo funcionaría exactamente. "La apertura del gobernador se orienta en la dirección correcta", dijo Jesús Palomino, que dirige el centro de diseño de Intel Corp. en Guadalajara. "El mensaje es excelente, pero la forma de llevarlo a la práctica será un reto".

Las leyes mexicanas de inmigración no plantearían obstáculos para, por ejemplo, alguien de la India que quisiera trabajar en Guadalajara para una empresa de Seattle, dijo Krizia Delgado, que estudió migración en la Universidad de Oxford.

El 40 por ciento de los trabajadores de Guadalajara, que tiene 1.5 millones de habitantes, están vinculados a la tecnología, al igual que el 52 por ciento de sus exportaciones, según la oficina de Sandoval.

Sandoval se jacta de Guadalajara mientras haya alguien que tenga tiempo de escucharlo. "Tenemos todo: grandes universidades, campos de golf, excelentes espectáculos, lo que quieras". Además, el paraíso del surf de Sayulita está a cuatro horas de auto hacia el oeste y no hay escasez de tequila, que se elabora desde hace siglos a partir de las plantas de agave que cubren campos no distantes de los límites de la ciudad.

El gobernador podría estar bien encaminado, dijo Gary Burtless, investigador senior de la Brookings Institution de Washington que estudia los mercados de trabajo. Si puede "absorber a algunos de los aspirantes a inmigrantes de Estados Unidos, es una gran noticia para México".